Tras casi cuatro meses de conflicto los docentes santacruceños aceptaron el aumento escalonado del 25% ofrecido por el gobierno de Alicia Kirchner "a cuenta" de la continuidad de las negociaciones. Las clases podrían igual no empezar por el conflicto con ATE.
El congreso provincial de la Asociación de Docentes de Santa Cruz (Adosac) resolvió aceptar el aumento escalonado del 25 por ciento ofrecido por el gobierno provincial "a cuenta" de la continuidad de las negociaciones, por lo que el próximo martes se dictarán clases con normalidad luego de casi cuatro meses de conflicto.

El Congreso docente, llevado a cabo en la localidad de San Julián, decidió "tomar a cuenta", la propuesta realizada por el Ejecutivo provincial en la última reunión paritaria y "exigirle a las autoridades definiciones concretas" sobre algunos puntos para la próxima mesa de negociación, que será este martes.

Entre esos ítem, los docentes continuarán "exigiéndole a las autoridades que definan modo, forma y tiempo en que harán efectiva la devolución de la Caja de Servicios Sociales, poniéndole fin al intervencionismo estatal", concursos docentes "en un tiempo perentorio", la devolución "inmediata de los días caídos" y establecer una fecha concreta de la próxima paritaria salarial.

Además, repudiaron "la brutal represión sufrida" por los municipales de Caleta Olivia, cuando "luchaban por el derecho a su salario".

Por su parte, la gobernadora Alicia Kirchner dijo que el tiempo perdido es "irrecuperable", en alusión a los 51 días de paro, al hablar en un encuentro con una veintena de docentes en la Cámara de Comercio local.

Paralelamente, continúan los reclamos de ATE y podría ocurrir que, debido a los paros de los trabajadores de limpieza y mantenimiento, los colegios no estén en condiciones la semana próxima, advirtieron los docentes.

Mientras, por mandato de la Mesa de Unidad Sindical, con menos gente, permanecen las carpas de protesta de estatales en los jardines y el frente de la Casa de Gobierno.