El viernes había sido imputado por homicidio voluntario de la diputada laborista de 41 años, disparada y apuñalada el jueves en su circunscripción de Birstall, en el norte de Inglaterra.
"Muerte a los traidores. Libertad para el Reino Unido", lanzó el sábado en el tribunal el presunto de la diputada laborista Jo Cox, cuyo fallecimiento conmocionó al Reino Unido y obligó a suspender la campaña del referéndum sobre la Unión Europea.

Esta declaración del sospechoso en el tribunal londinense de Westminster confirma al parecer las revelaciones y testimonios publicados por la prensa desde el asesinato de Jo Cox el jueves pasado.

Mair, de 52 años, pronunció esas palabras cuando fue invitado a declinar su identidad. Esposado y vestido de ropa deportiva de color gris, no dijo nada más y se mantuvo callado cuando la la magistrada le preguntó su dirección y fecha de nacimiento.

Al final de la audiencia, la jueza ordenó un análisis psiquiátrico del acusado y su detención en la cárcel de alta seguridad de Belmarsh, al sudeste de Londres.

Mair debe comparecer por segunda vez ante la justicia, esta vez en el tribunal londinense de Old Bailey, el próximo lunes.

El viernes había sido imputado por homicidio voluntario de la diputada laborista de 41 años, disparada y apuñalada el jueves en su circunscripción de Birstall, en el norte de Inglaterra.

También fue acusado de lesiones corporales graves, de posesión de un arma de fuego con la intención de cometer un acto criminal y de posesión de un arma ofensiva.

Cox, madre de dos hijos, fue agredida en la calle cuando salía de la biblioteca de la ciudad. En decenas de ciudades británicas se organizaron ceremonias de duelo y homenaje.