La policía descubrió doce chicas y un bebé de apenas seis meses viviendo en una casa del Estado de Pensilvania EE.UU., propiedad de un hombre de 51 años, acusado de abusar sexualmente de una de ellas y con la que habría tenido dos hijas.

Un hombre del este de Pensilvania, identificado por las autoridades como Lee Kaplan de 51 años, se enfrenta a cargos por abusos contra menores después de que la policía hallara en su vivienda a doce niñas viviendo con él. Kaplan ha confesado haber mantenido relaciones sexuales con una de ellas, cuando ésta tenía 14 años. Otra de las niñas podría tratarse de la hija que un matrimonio de una comunidad 'amish' le habría vendido.

Embed

Fruto de la relación sexual con la menor habrían nacido dos hijas: una de tres y otra de seis meses. La niña, ahora de 18 años, le ha dicho a las autoridades que ella es la madre de las dos pequeñas pero que no está casada con Kaplan.

La policía cree que una de las niñas procede de una comunidad 'amish' del condado de Lancaster, y se baraja la posibilidad de que fuera vendida por los propios padres de la menor a Kaplan. Los padres de la niña también han sido detenidos.

Según el diario Bucks Country Courier Times, la pareja había "regalado" a la niña a Kaplan porque se encontraban en una situación de "ruina financiera" cuando abandonaron la comunidad 'amish'.

hallan 12 niñas en una casa

Las autoridades han indicado que no existen certificado de nacimiento de ninguna de las niñas y que no están escolarizadas en ningún centro. Kaplan se enfrenta ahora a varios delitos, entre ellos los de estupro, asalto indecente de una menor de 16 años y contacto ilegal con menores. Todas ellas están al cuidado de los servicios de menores.

Las autoridades detuvieron a este hombre en su casa de Feasterville, a unos 30 kilómetros al noreste de Filadelfia, el jueves pasado tras recibir una queja por la salud y la seguridad de los "numerosos niños" que vivían en la casa, según recoge la cadena estadounidense CBS. Según una declaración jurada, el residente de la vivienda había dicho a los vecinos que no vivía ningún niño allí. Una vez en la vivienda, la policía descubrió a las doce niñas.