Se encontraba cumpliendo prisión domiciliaria. Fue jefe del centro clandestino de detención y tortura "Protobanco", ubicado en Camino de Cintura y Autopista Riccheri.
Miguel Colicigno, otrora jefe del centro clandestino de detención y tortura "Protobanco", murió el jueves pasado en su casa de Mechita, provincia de Buenos Aires, a caer de una escalera cuando podaba un limonero en su jardín. Estaba cumpliendo prisión domiciliaria por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar.

Colicigno, de 86 años, estaba subido a una escalera ubicada a sólo 70 centímetros de una pileta sin agua en el jardín de su casa de Mechita, en el partido de Bragado, cuando de pronto perdió el equilibrio y se cayó. El episodio ocurrió alrededor de las 15.30 y su muerte se produjo pocas horas después en un hospital local, informó el sitio Bragado Informa.

En 1976, Colicigno fue jefe del "Protobanco", ubicado en Camino de Cintura y Autopista Riccheri, donde se registraron al menos 137 víctimas, de las cuales más de la mitad están desaparecidas o fueron asesinadas. El hombre estuvo prófugo desde 2011 hasta 2013, cuando fue detenido y juzgado por los delitos de lesa humanidad ocurridos en ese centro clandestino de detención y tortura.