El gigante conocido como Pretty Boy fue atacado por cazadores que no lograron su objetivo. Determinado a sobrevivir, el paquidermo resistió hasta que dio con los rescatistas.
Los veterinarios de la organización AWARE se encontraron con un caso muy especial esta semana en el Parque Nacional Mana Pools, en Zimbabue, cuando el elefante Pretty Boy se les acercó para pedir ayuda porque le habían disparado en la cabeza.

elefante1.jpg

Keith Dutlow y Lisa Marabini se acercaron el lunes pasado al parque nacional para tratar a dos elefantes que habían sido heridos y se sorprendieron cuando uno de sus pacientes salió a recibirlos: era Pretty Boy, que tenía una bala "deformada" alojada en el cráneo.

Embed
Tras revisar a Pretty Boy, los veterinarios determinaron que la bala había entrado por la sien del animal "a varios centímetros para que fuese un disparo letal", según expresaron a través de Facebook.

elefante3.jpg
Los veterinarios tuvieron que operar a Pretty Boy en ese mismo momento para extraerle no sólo la bala sino también parte de los tejidos óseo y cutáneo que estaban necrosados.

elefante4.jpg

elefante5.jpg

Después de sedarlo para sacarle placas y operarlo, el elefante se despertó como nuevo y hasta durmió poco más de una hora apoyado contra un árbol

Embed