Nació con una enfermedad que le arruinó el oído de manera progresiva, pero esta semana volvió a percibir su propia voz así como también la de su familia.
Kaiden Orantes, de dos años, nació con una sordera progresiva que lo dejó casi hipoacúsico, por lo que esta semana le dieron su primer dispositivo para escuchar nuevamente. La reacción del pequeño al oír de nuevo a su madre es impagable.

La madre de Kaiden, Caitlin Orantes, de Nueva Jersey, en los Estados Unidos, explicó que la primera reacción del niño al escuchar su voz fue hacer "su baile feliz".

happy dance.mp4
"Le encanta la música. Es algo que puede oír sorprendentemente bien. Se transmite a tu cerebro de una manera diferente a otros sonidos", explicó Orantes al sitio ABC. Los médicos esperan que el dispositivo para mejorar su audición le ayude a comenzar a hablar.

"Está obsesionado con la música, tengo videos de él enloquecido bailando y tratando de cantar. Todavía no forma muchas palabras", explicó.