El Presidente este domingo de la misa de clausura del Congreso Eucarístico que se desarrolló en Tucumán, a donde llegaron fieles de todo el país congregados por las imágenes de la Virgen del Valle de Catamarca y la del Milagro de Salta.
Al término de la misa que presidió el enviado del papa Francisco, el cardenal Giovanni Battista Re, el mandatario fue invitado a subir al escenario montado en el predio del hipódromo tucumano y leyó una plegaria.

En el texto, Macri pidió la interseción de Dios y la Virgen María para "construir entre todos un país con esperanza y trabajo, para actuar siempre con la verdad y la justicia, para incluir a todos y vencer las diferentes formas de pobreza, para erradicar la corrupción en todas sus manifestaciones, para promover la fe respetando sus distintas expresiones".

También se refirió a la protección de "la vida desde la concepción hasta la muerte", una referencia que despertó el aplauso de los miles de fieles presentes.

Embed
Finalmente, destacó la necesidad de "cuidar la naturaleza como una casa comùn" y "convivir en paz con todos los pueblos de la tierra".

"Todo lo pedimos confiando en la interseción de la Virgen que nos acompaña desde siempre. En Tucumán, al concluir el Congreso Eucaristico en el año del Bicentenario de la Independencia", concluyó su lectura el jefe de Estado, quien agradeció la "hospitalidad" del pueblo tucumano y gritó: "Viva la patria. Viva el amor".

Terminada la celebración, Macri partió en helicóptero desde el mismo predio del hipódromo, para abordar un avión de regreso a Buenos Aires.