Un equipo de investigadores chinos desarrolló un dispositivo elástico y adaptable que capta la energía mecánica y la convierte en electricidad.
"Los resultados apuntan a una nueva manera de alimentar los equipos electrónicos portátiles en el futuro, dispositivos implantables (en el cuerpo), sistemas de suministro de energía sostenibles, y otras tecnologías que necesitan fuentes de energía extensibles y flexibles", indica el estudio.

El desarrollo de equipos electrónicos maleables y deformables plantó nuevos retos para los generadores y fuentes de energía, a los que se les requiere características similares.

El equipo investigador de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pekín desarrolló así nanogeneradores triboeléctricos, también bautizados como Tengs, que captan la energía mecánica y la convierten en electricidad.

"Son una fuente de energía prometedora para el futuro debido a su peso ligero, la eficiencia de conversión de alta energía y sus procesos respetuosos con el medio ambiente", explican los expertos.

Embed
Sin embargo, los Tengs actuales tienen una capacidad dúctil muy limitada, por lo que les hace menos atractivos para los dispositivos electrónicos en desarrollo, cada vez más flexibles.

Liderados por el investigador Fang Yi, los científicos chinos crearon un dispositivo Teng que es "adaptable", hecho con un electrodo líquido conductor y una cubierta flexible y elástica de goma.

En una serie de experimentos, los autores fijaron el dispositivo Teng a la horma de un zapato de una persona, y demostraron que se puede extraer energía de las pisadas.

El dispositivo flexible también puede actuar como un sensor de movimiento del brazo, que se alimenta con su balanceo, y ha llegado a generar suficiente energía para iluminar luces LED.

Asimismo, el dispositivo puede soportar un estiramiento del 300% respecto a su forma original sin ninguna degradación de las propiedades eléctricas, agregaron los autores.