Luego de examinar 50 mil casos de 35 países, un cirujano plástico llegó a la conclusión de que existen cinco categorías de traseros para las mujeres. ¿Cuál tenés?
El cirujano plástico Matthew Schulman realizó un análisis certificado por el Consejo de Cirugía Plástica de Nueva York. Schulman examinó aproximadamente 50 mil colas de 35 países y de casi todos los estados de Estados Unidos. Así, el cirujano distinguió 5 tipos de colas que hay en el universo femenino.

Según el especialista, la forma depende de varios factores, como la ubicación de la pelvis, los huesos de la cadera, la cantidad de grasa y su distribución, el tamaño de los músculos de los glúteos y cómo éstos se unen al hueso del muslo.

Las 5 categorías son: "La cuadrada", "la redondeada", "en forma de V", "en forma de A" y "en forma de corazón invertido".

1. LA CUADRADA


Cola 1.jpg
Si la línea entre el hueso de la cadera y el muslo superior corre perpendicular al piso, este tipo de cola se denomina "cuadrada". En estas situaciones, hay que generar la sensación de curvas y dar más volumen en las zonas media y superior de la cola.

Por eso, se recomiendan las prendas ajustadas, como chupines, leggings y faldas con corte tubo, lápiz, tulipán y drapeada. Las faldas rectas no son la mejor opción y conviene evitar las prendas inferiores sin bolsillos traseros y optar por modelos con bolsillos con detalles como apliques y bordados. Los bolsillos rectos y grandes no se aconsejan.

2. LA REDONDA

Cola 2.jpg
Acá contamos con un aspecto curvilíneo, alineado con lo que culturalmente percibimos como "ideal". Este tipo de trasero es el que obtienen muchas famosas por medio de operaciones estéticas, como Kim Kardashian, Queen Bey y Jennifer López. Para Schulman, mediante la ejercitación de los glúteos se puede dar mayor proyección sin la necesidad de una intervención quirúrjica.

Hay que evitar el efecto de cola caída que puede darse si se escogen bolsillos muy separados entre sí o ubicados en la zona inferior de la cola y sobre las piernas. Las prendas ajustadas, como pantalones achupinados, faldas lápiz, tubo y tulipán, pueden usarse para destacar la forma de la cola, pero cuidado: debe haber un equilibrio con respecto a la zona superior del cuerpo.

3. EN FORMA DE V

Cola 3.jpg
Es necesario dar sensación de más volumen, pero también levantar visualmente la zona de la cola, ya que puede percibirse como caída aunque no seas así en la realidad.

Se sugiere evitar las prendas inferiores sin bolsillos traseros, y además de incorporar detalles en estos bolsillos, es importante que los mismos estén de la zona media de la cola hacia arriba y nunca debajo de la parte más ancha de la cola. Con respecto a las polleras, es mejor optar por faldas que aporten volumen en esta zona, por ejemplo con volados o plisadas en un corte evasé. Si queremos usar un cinturón a la cadera, la prenda inferior no debería ser adherente al cuerpo, sino buscar contrarrestar la forma de la cola, volviéndose más ancha hacia abajo.

4. EN FORMA DE A

Cola 4.jpg
Las mujeres que tienden a tener colas en forma de A, también llamadas "en forma de pera", se ensanchan abajo de los huesos de la cadera. La cola es curvilínea, así que lo único que se debe procurar es evitar que se ensanche en relación a la zona de los hombro, ya que en todo momento se busca que el cuerpo se vea balanceado, con equilibrio entre hombros y caderas.

En estos casos, será mejor reemplazar las faldas ajustadas así como los pantalones achupinados y leggings por cortes que envuelven la figura, pero sin ser tan apretados. Un pantalón semi oxford, una falda plato o un vestido con falda línea A deberían ser los elegidos.

5. EN FORMA DE CORAZÓN INVERTIDO

Cola 5.png
Si el cuerpo presenta una cintura angosta y definida, es el tipo de cola que sería culturalmente "ideal" por tener volumen en la zona inferior sin perder el aspecto redondeado.

Leggings, pantalones ajustados y faldas adherentes son una buena opción, sobre todo si son combinados con prendas que destacan la cintura. Nuevamente, hay que cuidar el equilibrio con respecto a los hombros y procurar que no se genere la sensación visual de que la cola tiene forma de A. Se sugiere evitar bolsillos separados, demasiado grandes y caídos. Estos últimos podrían hacer que la zona inferior de la cadera sea vea muy grande en relación a la zona superior del cuerpo, aún si tenemos un equilibrio proporcionado naturalmente.