La cabeza de Gerardo Martino hoy tiene un sólo horizonte: la Copa América Centenario en la que la Selección argentina se prepara para las semifinales ante Estados Unidos. Sin embargo, más allá habrá una nueva meta para la celeste y blanca.
Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, que comenzarán a principios de agosto, tienen en vilo a varios de los 35 jugadores que figuran en la pre-nómina que entregó el ex entrenador del Barcelona y que deberá ser recortada hasta llegar a la lista final.

Uno de esos nombres es el de Manuel Lanzini, el habilidoso volante del West Ham inglés que, tras una buena temporada, sueña con poder formar parte del plantel que intentará darle a Argentina su tercera medalla de oro.

"Espero poder jugar los Juegos Olímpicos que para mí sería todo un orgullo. Vamos a hacer fuerza para eso y trabajar para estar",
manifestó el ex volante de River en diálogo con Goal.com.

En un principio, el problema que tienen otros jugadores como Paulo Dybala, Augusto Batalla y Ramiro Funes Mori, cuyos clubes podrían impedirles participar de la cita olímpica, no significaría una traba para Lanzini.

"Si las cosas se hablan bien y uno le pone ganas para poder estar, creo que me van a habilitar. Yo lo he hablado y me dijeron que, supuestamente, no va a haber ningún problema", confesó.

Sucede que los Juegos Olímpicos no están en el calendario oficial de FIFA, por lo que los clubes no están obligados a ceder a sus jugadores y hay varios nombres que están en veremos por esta problemática.

Por lo pronto, al igual que Mauro Icardi, Lanzini dejó bien en claro que su prioridad será defender la celeste y blanca en Río de Janeiro. "Estoy muy feliz de que el Tata me tenga en consideración", concluyó. ¿Se le dará?