El mandatario provincial sostuvo de que "la Justicia debe actuar rápidamente y los corruptos deben ir presos".
El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, que presidió el acto oficial por el Día de la Bandera en la localidad cordobesa de Pilar, sostuvo que el kirchnerismo "está herido de muerte", tras calificar el caso del ex secretario de Obras Públicas, José López, como "un bochorno y una obscenidad".

El mandatario provincial, en declaraciones a los periodistas, sostuvo de que "la Justicia debe actuar rápidamente y los corruptos deben ir presos, y si es necesario que se cambie el Código de Procedimientos".

Respecto del alcance que tuvo el vínculo entre la provincia de Córdoba y el ex secretario de Obras Públicas y el ex ministro de Planificación, Julio De Vido, expresó que tanto su gobierno como el de José Manuel De la Sota, "con el kirchnerismo sufrimos un cepo institucional, prácticamente no hubo relación".

Asimismo, Schiaretti, evitó pronunciarse sobre la polémica construcción del hotel Casino y Spa Ansenuza, en la localidad de Miramar, cuestionado por su elevado costo por la oposición, señalando que "el tema está en la Justicia".