Santino había desaparecido el sábado por la noche en cerro La Torta, a una hora y media de Trevelin, en medio de una excursión que realizaba con su hermano y su mamá. En un principio se quedó esperándolos en medio del cerro, pero ante el frío decidió caminar y se perdió.
El adolescente soportó temperaturas bajo cero, atinó a taparse con hojas y por la mañana caminó hacia la zona urbana. Llegó a la vera de la ruta donde fue encontrado.

Estuvo casi 24 horas, en el medio del bosque y soportando una temperatura que superó los 8° bajo cero. El chico que era buscado por más de 75 rescatistas en la zona de cerro La Torta, en proximidades y el interior del Parque Nacional Los Alerces, cercano a Trevelin, apareció este domingo, luego de una intensa jornada de búsqueda en la que se temió lo peor.

Santino caminó hasta la vera de la ruta 71, en dirección al complejo Los Tepúes, donde recibió la primera asistencia, luego de ser visto por un guardaparque.

Embed
Eran cerca de las 17:30 y ya habían pasado más de 20 horas de su desaparición. Por fortuna se encontraba sano y salvo, todo un milagro para quienes participaron del operativo que comenzó el sábado por la noche, continuando durante toda la madrugada y la jornada del domingo, según precisa este martes El Patagónico.

UNA NOCHE EN EL BOSQUE

Fuentes oficiales que participaron del operativo, confirmaron que el sábado por la tarde el niño junto a su madre y su hermano de 8 años escalaron el cerro La Torta junto a un guía.

La travesía la iniciaron al atardecer y a unos 800 metros del Refugio Andino, cuando eran cerca de las 19, el chico no quiso seguir el trayecto, quizás por cansancio.

Allí su madre y el guía, le aconsejaron que los esperara, y siguieron camino a la cumbre junto a su hermano. Sin embargo, cuando retornaron una hora después el chico ya no estaba en el lugar.

Embed
Según las primeras informaciones que trascendieron tras ser encontrado, el chico intentó volver al refugio, pero en medio de la oscuridad se perdió y terminó accidentalmente introduciéndose en el bosque.

Santino pasó la noche en el bosque, se tapó con hojarasca y a primera hora de la mañana se puso a caminar hacia la ruta, luego de que subió a un árbol y se orientó hacia el lago Futalaufquen.

Así el niño pudo llegar en horas de la tarde a la vera de la ruta 71, donde fue encontrado y asistido, sin presentar mayores complicaciones.