Josh Marshall tiene 28 años y vive en Kansas, Estados Unidos, junto a su hijo de 8 años quien se sentía un "monstruo" por una cicatriz en su cabeza y él se tatuó una igual para animarlo.
En marzo del año pasado a Gabriel le diagnosticaron cáncer: tenía un tumor maligno en la cabeza y no había tiempo que perder. Había que extirparlo cuanto antes. y así sucedió.
enfermo de cáncer.jpg
Sin embargo, la cicatriz de la operación se nota, y mucho. Eso es algo que incomoda al pequeño, que siente que recaen en él todas las miradas. "Él está bien, todo marcha bien a nueve meses de la intervención", dijo su padre a BuzzFeed.
Sin embargo, la marca que tiene en la cabeza lo hace sentir un monstruo. Por eso, Mashall tomó una amorosa decisión: se tatuó una cicatriz falsa en el mismo lugar que su hijo tiene la suya.

"Ahora, si alguien quiere mirar, nos mirarán a los dos", le dijo a Gabriel tras mostrarle lo que había hecho.
Las fotos de su tatuaje se hicieron virales porque para el Día del Padre, Marshall entró en la competencia de la Fundación Baldrick, que muestra a padres, tíos y abuelos que se raparon la cabeza en honor a los chicos que tienen cáncer, y Josh Marshall se llevó el premio al "Mejor padre pelado".
Embed

This Father got his Sons scar tattooed on Head to boost his Confidence ❤️ Now that's how to be a Dad!! #JointsForHomeless #FathersDay

Una foto publicada por Joints 4 Homeless (@jointsforhomeless) el