Un padre de Gran Bretaña fue condenado a 23 años de cárcel por el brutal asesinato de su nena, ocurrido apenas 11 meses después de que la Justicia se la devolviera.
La Justicia de Gran Bretaña condenó a cadena perpetua a un padre que mató a golpes a su hija de seis años. El asesinato ocurrió el 28 de octubre de 2013, apenas 11 meses después de que una jueza la devolviese al hombre la tenencia de la pequeña.

Ben Butler y su mujer, Jennie Gray, hicieron pública su lucha por recuperar a su hija, Ellie, cuando una jueza determinó que la niña debía ir a vivir con sus abuelos maternos. Pero menos de un año después la chica apareció muerta con la cabeza molida a golpes en su casa de Sutton, al sur de Londres.


'Evil' Ben Butler innocence This Morning interview.mp4
La jueza que entendió en el caso expresó en 2012 que se sentía "feliz" de poder "reunir a esta familia" después de levantar el estricto régimen de visita por el cual Butler podía ver a su hija dos veces al año durante dos horas y bajo supervisión de un trabajador social mientras que Gray tenía estipuladas seis visitas de ese estilo al año.


hija padres.jpg

Butler fue condenado este martes a cumplir una cadena perpetua con un mínimo de 23 años, informó el Daily Mail.

Mientras tanto Gray fue condenada a tres años y medio de cárcel por crueldad contra un menor y obstrucción de la Justicia ya que ocultó los episodios de violencia del hombre y mintió en la llamada al 999, el servicio de emergencias británico.

La Fiscalía confirmó que Butler, de 36 años, molió a golpes a su hija y luego salió a pasear al perro de la familia para deshacerse de la evidencia mientras la nena se desangraba en el piso de su dormitorio.

El caso revivió el prontuario de Butler, quien había sido condenado a 18 meses de prisión en 2009 por sacudir, golpear en la cabeza y lesionar los ojos de su hija recién nacida durante un ataque de ira, aunque eventualmente el hombre logró revertir la sentencia.