La Cámara Federal citó para este viernes a las 10 al empresario patagónico para que dé detalles del supuesto encuentro entre la ex presidenta y el magistrado que tiene a cargo la causa de lavado de dinero.
El detenido empresario Lázaro Báez ratificó este miércoles ante la Cámara Federal porteña la existencia de un encuentro entre la ex presidenta Cristina Kirchner y el juez de la causa de lavado de dinero, Sebastián Casanello.

Lo hizo en un escrito entregado a la Cámara Federal porteña en el que consideró "pertinente y útil" dar su testimonio al respecto ante ese Tribunal, la Sala II de la Cámara, que debe resolver si aparta o no al magistrado de la investigación.

Los abogados Daniel Rubinovich y Rafael Sal Lari presentaron el escrito en el que confirman el contenido de la carta atribuida a Báez, en la que cuenta la supuesta presencia de Casanello en la quinta de Olivos en septiembre de 2015.

Embed
"La nota fue hecha por mi puño y letra", afirmó Báez en el escrito firmado por él y entregado esta mañana por sus abogados.

Este miércoles se presentaron dos escritos, uno firmado por el propio Báez y otro por sus abogados, ante la Sala II de la Cámara que ya estaría en condiciones de resolver un pedido de apartar del caso al juez Casanello realizado por Leandro Báez, uno de los hijos del detenido

"Puedo ofrecer mi testimonio sobre los acontecimientos de los que participé", afirmó Báez en el escrito firmado por él desde la cárcel de Ezeiza, donde está detenido por orden de Casanello.

Ratificó además que es el autor de la nota manuscrita que la defensa de su hijo hizo llegar a ese Tribunal y en la que hizo referencia a un supuesto encuentro de Casanello y Cristina cuando ella era presidenta en la quinta de Olivos en septiembre de 2015. Lo cierto es que esa reunión fue negada por el magistrado y por la ex presidenta.

El empresario detenido reiteró su "preocupación" por direccionamiento de la investigación y consideró "pertinente y útil" brindar su testimonio al respecto ante el Tribunal.

Vale recordar que Báez ya fue recibido en una audiencia personal por los camaristas de la sala II, pero en ese momento nada dijo sobre la reunión en cuestión.

Además del escrito firmado por Báez, sus abogados acompañaron otro suscripto por ellos en el que aclararon que la entrega de la nota manuscrita a la Cámara fue una "decisión autónoma" de Lázaro.