El juez federal Sebastián Ramos procesó a Julio De Vido y a Ricardo Jaime en la causa por la renegociación de contratos ferroviarios.
Además ordenó trabar embargo sobresus bienes por 500 millones de pesos a cada uno. El juez dispuso el procesamiento, sin prisión preventiva, por los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y negociaciones incompatibles.

Jaime ya está preso en el penal de Ezeiza por otras investigaciones en las que está procesado y además está condenado por la causa de la tragedia ferroviaria de la estación de Once.

La situación de De Vido se complica ya que fue procesado días atrás por el juez Claudio Bonadío en la causa de Once y también fue indagado en el expediente en el que se investiga la compra de trenes en desuso a España y Portugal, y en la está detenido Ricardo Jaime.

Embed
El juez Ramos dispuso que se cite a De Vido para que comparezca en el juzgado dentro del tercer día de notificada la resolución para ser "notificado en forma personal" del procesamiento e intimado al pago del embargo ordenado.

La causa se inició en agosto de 2012 a raíz de la denuncia efectuada por la Asociación Civil de Defensa del Pasajero y del Usuario de Transportes.

El juez Ramos investiga la falta de actualización de los contratos ferroviarios desde 2003 hasta 2012, a pesar de que se había creado en 2002 la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos (Uniren), que surgió en medio de la emergencia económica. La unidad se reformuló en 2003 con su nueva denominación.

Embed
Al prestar declaración en la causa, Jaime dijo que no era su responsabilidad disponer la renegociación de los contratos ferroviarios sino de su jefe De Vido. Jaime y De Vido se echaron culpas mutuas en las causas que los tienen como protagonistas.