Un hombre que asegura haber sido amante del autor de la masacre en Orlando dijo este martes que habría atacado el club gay Pulse "no por terrorismo" sino como "una venganza" contra los puertorriqueños.
En una entrevista con Univision Noticias dijo que Mateen le contó que en una ocasión realizó un trío sin protección con dos puertorriqueños que conoció en Pulse. Uno de estos amantes le confesó luego del encuentro sexual que era portador de VIH. Esto explicaría el rencor de Mateen por la comunidad gay puertorriqueña: "Él odiaba a los gays puertorriqueños por todas las cosas malas que le hicieron".

El entrevistado, que prefirió ocultar su nombre y aparecer con su rostro maquillado para no ser identificado, contactó al FBI para informar sobre su amistad con Mateen por miedo a que las autoridades lo buscaran en su casa. El FBI confirmó haber entrevistado al hombre.

Según su relato, se conocieron a través de la aplicación para citas gay Grindr y su primer encuentro fue en el bar Parliament. Luego mantuvieron una relación de amigos "con beneficios" durante dos meses, en los cuales se vieron entre 15 y 20 veces en el hotel Ambassador, en Orlando.

Al ser cuestionado sobre la veracidad de su historia, el hombre explicó que el FBI pidió los videos de seguridad que muestran a Mateen en las instalaciones del Ambassador.

Embed
La recepcionista de ese hotel Melanie Mercado confirmó que la cara de Mateen le era familiar y que el entrevistado estuvo hospedado 63 días, entre octubre y diciembre de 2015.

Según este hombre, la segunda esposa de Mateen sabía que él frecuentaba bares gay y describe su matrimonio como una fachada para ocultar su homosexualidad. Agregó que habrían conversado sobre su fe musulmana: "Él dijo que es una religión hermosa (...) en la que todos son bienvenidos: gays, trans, bisexuales, héteros, todos".

Mateen irrumpió en la discoteca donde se celebraba una fiesta latina la madrugada del domingo 12 de junio y disparó indiscriminadamente contra los asistentes, dejando un saldo de 49 muertos y 53 heridos. La mayoría de las víctimas mortales eran hombres de origen puertorriqueño.

En la entrevista de este martes, el presunto amante confesó su sorpresa al saber que Mateen había ejecutado esta masacre, pues lo describió como alguien "adorable" y "dulce".

Según versiones de testigos recogidas por distintos medios después de los ataques, el pistolero de 29 años ya había estado antes en éste y otros club gay. También contaron que Mateen utilizaba Grindr y aplicaciones como Adam4Adam y Jack'd para conocer a otros hombres. A partir de estos testimonios, el FBI ha iniciado una investigación orientada a verificar que, en efecto, visitaba el bar y utilizaba estas páginas de citas.

Mateen, tanto en llamadas al 911 como en conversaciones con la policía, aseguró que actuaba en nombre del radicalismo islámico y se definió como un soldado del autoproclamado Estado Islámico.