La ex presidenta Cristina Kirchner denunció vía Facebook que violentaron la casa en la que vivió con Néstor Kirchner y su hijo Máximo en Río Gallegos aunque no robaron nada. Apuntó a una supuesta "fuerza paraestatal".
"En la madrugada del día sábado 18 de junio rompieron y abrieron, a patadas, la puerta de entrada de la vivienda de 25 de mayo 446 en Río Gallegos. No es cualquier lugar. Es la casa de los padres de quien fuera mi compañero, en la que también viví junto a él y mi hijo recién nacido. Me pareció un hecho absolutamente violento e intimidatorio, que refleja claramente un clima de época. La confirmación de que no se habían llevado nada despeja cualquier duda", afirmó Kirchner.

En este sentido, la ex mandataria vinculó el suceso con la llegada a Río Gallegos, unos días antes, de seis oficiales de la Policía Metropolitana. "Dijeron que iban a la ciudad de Río Gallegos y que estaban de paseo. Sin embargo, comenzado el operativo de control y al haber hallado una pistola Glock calibre 9mm., contaron que iban a dicha ciudad con el fin de llevar a cabo diligencias procesales de allanamientos. No sé si hicieron algún allanamiento. Lo que estoy segura, es que no vinieron de paseo".

Embed
Sin embargo, Kirchner fue más allá y recordó el discurso de Agustín Rossi en el Parlasur el martes cuando habló de "fuerzas paraestatales para cazar kirchneristas". "Han pasado días y nadie del Gobierno Nacional contestó los graves interrogantes del ex Ministro de Defensa, ex Presidente del Bloque de Diputados Nacionales del FPV y actual miembro del Parlasur. Las preguntas tienen respuesta y, lamentablemente, no es negativa. Fueros mediáticos y judiciales, sumados a servicios o fuerzas paraestatales de inteligencia, son una combinación antidemocrática que tiene como inevitable resultado una Democracia de nula intensidad, como nunca se vió desde 1983".