Los británicos decidieron salir de la Unión Europea. Los partidarios del Brexit superaron los 16,8 millones de votos que les aseguraban matemáticamente la victoria. Hubo una participación ciudadana del 72%.