Desde respetar las velocidades mínimas o trasladar la cantidad de pasajeros según la cantidad de plazas que tiene el vehículo hasta chequear parabrisas y limpiaparabrisas.

1. Respete las velocidades mínimas. Siempre se habla del respeto por las velocidades máximas. Pero que además es muy importante respetar las velocidades mínimas. Un vehículo que es conducido por debajo de los valores estipulados es una fuente de potenciales accidentes.

2. Traslade sólo la cantidad de pasajeros acorde a las plazas disponibles. Está comprobado el incremento sustancial de los riesgos sobre el pasajero adicional en caso de accidente. También suben los riesgos sobre el resto de los pasajeros presentes en el vehículo por los impactos entre los cuerpos o contra el vehículo.

3. Chequear parabrisas y limpiaparabrisas. En ruta y en autopistas, es importante no viajar con pequeñas rajaduras en los vidrios ya que la velocidad y la presión pueden hacer estallar el parabrisas. También necesario es comprobar el estado de los limpiaparabrisas. Su mal funcionamiento puede reducir la visión y provocar un accidente.

4. No lleve objetos sueltos dentro del vehículo. Coloque el equipaje en el baúl. Los bultos más pesados debajo, los más ligeros encima. Utilice guanteras y espacios portaobjetos. Tenga en cuenta que ante el frenado, los objetos pueden adquirir una fuerza que es 17 veces su peso. Un golpe de un objeto de 5 kilos, en un freno brusco equivale a un objeto de 85 kilos.

5. No traslade animales sueltos dentro del habitáculo. Los animales no comprenden la peligrosidad en el manejo, pueden jugar o irritarse al tomar contacto visual con otros animales, molestando al conductor y generando graves accidentes.

6. Póngase siempre en segundo lugar. Si ve que alguien no cumple con las normas, o maneja temerariamente, no dé por hecho que es él quien debe adaptarse o deponer su actitud inapropiada. Es probable que eso no suceda. Tome precauciones. Más vale ceder y protegerse, que tener razón y ser parte de un accidente.

Embed
7. Apague el celular. Hablar por celular mientras se maneja es muy riesgoso, más aún chatear a través de whatsapp y otros servicios. Evite "tentaciones". Apague el celular antes de conducir y vuelva a encenderlo al llegar a destino.

8. No fume mientras maneja. A todo conductor fumador le ha sucedido que el cigarrillo encendido cae sobre sus piernas, entre sus pies, quemando la alfombra, o bien ha recibido el impacto de una ceniza caliente sobre uno de sus ojos producto del viento.

9. Sea puntual y planifique su recorrido. Si sale más tarde de lo previsto, tenderá a exceder la velocidad o tener menos presentes las señales de tránsito y su manejo será más temerario. Asimismo, planificar recorridos de antemano reduce los tiempos de manejo, permite una mejor elección de los trayectos y disminuye los imprevistos.

10. Tenga en cuenta la postura de manejo. Desplace el asiento lo más atrás posible de manera que le permita llegar con las piernas levemente flexionadas a los pedales. Acomode el respaldo de manera que con la espalda apoyada, sus brazos puedan tomar el volante en la posición de las agujas del reloj cuando marcan las diez y diez y sus codos se encuentren levemente flexionados. Evite llevar la mano en la palanca de cambios ya que le resta rapidez en la maniobra. Y procure no llevar el pie permanentemente apoyado en el embrague. Ante una frenada repentina, tenderá a pisarlo y es más beneficioso que el automóvil esté en cambio para frenar en una menor distancia.