La Albiceleste tiene la posibilidad de desquitarse ante el combinado trasandino, tras la final perdida en 2015. No obstante, la Selección es la única que nunca pudo tomarse revancha en finales. Repasá los casos.
La Selección repartió títulos con Alemania en las finales de los Mundiales de México 1986 e Italia 1990, ganando la primera y perdiendo la segunda, y dejó escapar los dos duelos decisivos con Brasil en las Copas América de Perú 2004 y Venezuela 2007.

Tras la derrota por penales ante la "Roja" en la Copa América del año pasado, el equipo de Gerardo Martino vuelve a encontrarse con esta curiosa situación en la inédita edición del torneo continental que se celebra en EE.UU.

Embed
Tomando en cuenta Eurocopas, Copas del Mundo y Copas América, nunca dos selecciones han repetido finales consecutivas, salvo Argentina.

Ni siquiera combinando estos tres torneos se encuentran finalistas que hayan reeditado su duelo en el siguiente gran certamen.

Embed
Existe una suerte de excepción en los Sudamericanos de 1949 en Brasil y 1953 en Perú, que se jugaban por sistema de liguilla todos contra todos, y en los que la "Verdeamarelha" y Paraguay debieron ir a sendos desempates para definir el título, con un triunfo por bando.

Pero tomando en cuenta los torneos diagramados con finales, la primera vez que se dio esto fue en el Mundial de Italia '90, cuando Argentina y Alemania volvieron a verse las caras tras el triunfo 3-2 del equipo de Diego Maradona en México cuatro años antes.

Embed
En aquel partido de antología en el estadio Azteca, Jorge Burruchaga marcó el gol de la victoria sobre el final luego de que los europeos remontasen un 0-2 en unos pocos minutos pasada la media hora del segundo tiempo.

La venganza germana llegó en el Olímpico de Roma ante una albiceleste con Maradona pero diezmada por suspensiones, con un justo triunfo 1-0 gracias a un controvertido penal marcado por Andreas Brehme cuando el encuentro se iba al alargue.

Embed
Pasó algo más de una década hasta que se volvió a repetir una situación similar, con las finales de la Copa América de 2004 y 2007.

Argentina se imponía 2-1 ante Brasil y ya celebraba en Perú 2004 cuando Adriano igualó en el tiempo adicionado y llevó el partido a penales, donde el pentacampeón se impuso.

Embed
Tres años más tarde, ya con Lionel Messi en el equipo, los dirigidos entonces por Alfio Basile pudieron haberse tomado revancha en Venezuela, pero cayó sin atenuantes 3-0, con goles de Julio Batista, Roberto Ayala en contra, y Dani Alves.

Buceando en la historia, y al margen de aquella curiosidad de desempates entre Brasil y Paraguay, se podría agregar un cuarto caso: las finales de los Juegos Olímpicos de Ámsterdam 1928 y el Mundial de Uruguay 1930, donde aparece nuevamente Argentina, esta vez ante la selección charrúa.

Embed
Para algunos, antes de la creación de la Copa del Mundo, las Juegos eran una suerte de Mundial.

Y en este duelo Argentina sale derrotada también, ya que cayó 2-1 en Ámsterdam en un partido desempate tras igualar 1-1 y luego perdió 4-2 en Montevideo en la final de la primera Copa del Mundo en el estadio Centenario.