La Policía rescató al joven, que estaba desmayado. Una vez que se recompuso no pudo explicar qué había pasado: solo recordaba haber empezado a jugar.
Un adolescente de Hangzhou, en China, fue rescatado esta semana después de pasar unos seis días sentado en un cibercafé para competir en videojuegos. Estaba deshidratado, hambriento y con los pies podridos por la gran cantidad de picaduras de mosquitos.

Chen, de 19 años, se había vuelto adicto a los videojuegos online y se había escapado de su casa, tal como explicó su padre a la Policía. Las fotos del estado desastroso del muchacho fueron publicadas en el sitio China's People Daily.

El adolescente confesó que no había comido ni bebido durante tres días y se cree que pasó el doble de ese tiempo en un cibercafé, donde además se gastó todo su dinero para poder seguir jungando online, informó el sitio Daily Mail.

Cansado, famélico y confundido, Chen salió del local y comenzó a deambular por Hangzhou hasta que se desplomó junto a las vías. La Policía lo encontró el 16 de junio pasado, bajo el sol intenso de un día de verano con 33 grados.

Los policías que atendieron a Chen confirmaron que sus pies habían comenzado a podrirse debido a la gran cantidad de picaduras de mosquitos que había sufrido mientras estaba inconciente.