El magnate financiero aseguró que la economía y la gente del Reino Unido sufrirán "en el corto o mediano plazo" las consecuencias de dejar el bloque regional.
El magnate financiero George Soros escribió esta semana una columna de opinión acerca del resultado del referendum del jueves pasado en el Reino Unido por el cual se determinó la salida del país de la Unión Europea.

"El escenario catastrófico que tanto se temía se ha materializado al fin, lo que implica que la desintegración de la UE es prácticamente irreversible. Gran Bretaña puede o no eventualmente estar mejor que otros países al dejar la Unión Europa, pero su economía y su gente sufrirán significativamente en el corto o mediano plazo", lanzó Soros en un artículo para Project Syndicate.

"La libra se desplomó a su nivel más bajo en tres décadas inmediatamente después de la votación y es probable que los mercados financieros de todo el mundo estén convulsionados hasta que se negocie el largo y complicado proceso de divorcio político y económico de la UE", explicó.

Pero los efectos del Brexit no afectarán sólo al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte (donde ya hubo anuncios de posibles secesiones) sino también a otros países miembros del bloque. "El Brexit abrió las puertas para otras fuerzas anti europeas de la UE", disparó, con el "Frexit" de Francia y el "Nexit" de Holanda como ejemplos.

Soros hizo referencia a las relaciones ya de por sí tensas entre los países de la UE debido a las deudas que unos miembros contrajeron con otros. Por todo esto, "la UE va camino a una desintegración caótica que va a dejar a Europa en peor estado que si nunca hubiese existido", según Soros.

Acerca de los motivos por los que el 52 por ciento de los británicos eligió irse del bloque regional, Soros estimó que "la respuesta podía verse en las encuestas de meses antes del referendum", cuando la ya populosa isla se encontró en la ruta de los millones de refugiados que escapaban de diversos conflictos bélicos.

"La crisis migratoria europea y Brexit se retroalimentaron. La campaña por la salida capitalizó la situación deteriorada de los refugiados para fomentar el miedo a una inmigración descontrolada desde otros Estados miembros de la UE, y las autoridades europeas retrasaron la toma de decisiones importantes sobre política migratoria necesarias para evitar un efecto negativo en el referendum británico, lo que perpetuó escenas caóticas como la de Calais (Francia)", señaló Soros.