El senador australiano Glenn Lazarus, que aboga por el endurecimiento de los requisitos para la importación de vehículos, decidió mostrar la "mala calidad" de los productos importados aplastando un auto no australiano con un tanque.