La participante renunció al juego en medio de una pelea entre compañeros. Tras su salida, continúa con contención psicológica y la producción analiza cómo sigue la Casa.


La repentina salida de Azul de la casa de Gran Hermano desordenó las fichas del juego. La participante era una de las preferidas por el público y posible ganadora del reality más famoso del país.

Lo cierto es que su personalidad y sensibilidad no soportaron las discusiones y dificultades del encierro y esta semana decidió irse de la casa. En tanto, la joven está con atención psicológica, mientras la producción analiza quién la reemplazará ya que con ella son tres los participantes que, por diferentes motivos, se fueron del juego.

Seguí leyendo en RatingCero.com.