El astro del fútbol, que se encuentra instalado en Argentina, disfrutó del partido junto a su hija, novia y amigos.


En cada casa argentina se palpitó, sufrió y transpiró la camiseta por la Selección en un partido decisivo de la Copa América contra Chile.

Uno de los espectadores más importantes fue Diego Maradona, quien se encuentra instalado en el país, que decidió vivir el partido junto a su hija Jana, Rocío Oliva, su abogado Matías Mora, quien estuvo acompañado por su pareja, Florencia Wendel.

Seguí leyendo en RatingCero.com.