El cuerpo de Diego Balbuena apareció colgado en la localidad de Berisso, junto a una carta en la que le pide perdón a su familia por su drástica decisión. En la misiva asegura que estaba "involucrado en el trimple crimen de General Rodríguez".
Diego Balbuena, de ocupación changarín, tomó la drástica decisión de quitarse la vida, según informaron fuentes policiales a medios platenses, a partir de los resultados de los peritajes practicados en el lugar, acorralado por una supuesta angustia.

La víctima, poco antes de dirigirse hacia un sector descampado de ese distrito, le dejó una carta a su familia, en la que pide perdón, explica la situación que afrontaba y, en cierta medida, dio los por qué de semejante determinación.

"Hola familia escribo estas líneas porque ya no aguanto más todo lo que me está pasando. Gracias por todo lo que me dieron, perdón por tan poco. Les cuento que estoy metido en un problema groso, estoy involucrado en el triple crimen de G. Rodríguez", escribió Balbuena de puño y letra.

Embed
Balbuena hace referencia al hecho policial que se registró en agosto de 2008, cuando Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina fueron encontrados acribillados a balazos dentro de un zanjón, el que cobró impulso en las últimas horas, con la detención del supuesto autor intelectual, Ibar Pérez Corradi, en Paraguay.

Precisamente, Balbuena mencionó en su misiva que "una vez un hombre me dio un trabajo para sacar unas bolsas -que tendrían esos cuerpos-. Cuando llegué ya la habían llevado, así que pregunté adónde y fui hasta el lugar; y cuando llegué ya la habían bajado y ahí me di cuenta de qué se trataba".

Según informa el diario El Día, el deceso de Balbuena, que vivía en Ensenada, es investigado por la fiscalía de Marcelo Martini.

El fiscal platense ya se comunicó con los responsables de la investigación de la masacre de General Rodríguez para intercambiar información, aunque, en principio, no surgieron elementos para dar crédito a los dichos de Balbuena.

Cartas Perdón Changarín Berisso.jpg