Vaya uno a saber si la decisión la tenía pensada desde antes o si se debió a una final en la que quedó marcado como uno de los grandes responsables. Lo cierto es que Gonzalo Higuaín decidió no regresar con el plantel argentino a Buenos Aires y se quedó en Estados Unidos para disfrutar de unas vacaciones.
El delantero del Nápoli volvió a fallar este domingo frente a Chile un mano a mano en un partido decisivo como le sucedió en la final de Brasil 2014 y también en la Copa América del año pasado ante el mismo rival. Esto hizo que, una vez más, se convierta en el "chivo expiatorio" de gran parte del un pueblo argentino que parece no perdonarle dichos errores.

Quizás para evitar un reproche mayor cara a cara, el delantero, según informa el sitio Goal.com, decidió no subirse al avión que trajo al plantel de Gerardo Martino de nuevo al país y se quedó en Estados Unidos, donde se tomará unos días de vacaciones.

Por su parte, Sergio Romero, Gabriel Mercado y Augusto Fernández también permanecieron en dicho país y descansarán con su familia antes de volver a la actividad.