"La Selección se terminó para mí". Con estas palabras, Lionel Messi tiró una bomba que caló hondo en un pueblo argentino que todavía no digiere la idea de no ver más a su gran ídolo con la camiseta celeste y blanca.
Curiosamente, y por esas cosas que tiene el fútbol, la Pulga había vivido apenas cinco días antes uno de sus mejores momentos jugando para la Selección argentina, cuando con una maravilla de tiro libre se había convertido en el máximo goleador histórico albiceleste.

Gol Messi Estados Unidos 0 Argentina 2 03
El encuentro estaba 1-0 en favor de los de Gerardo Martino y el rosarino le sacó punta a su botín izquierdo para capitalizar un tiro libre magnífico que se coló en el ángulo del arquero Guzan y quedó en la historia.

Dicho tanto significó la 55º conquista del rosarino con la camiseta argentina, para superar el récord que ostentaba Gabriel Batistuta y transformarse en el máximo artillero. Sin embargo hoy, pocos días después, la realidad es completamente distinta.