La posible salida de Lionel Messi de la Selección podría representar un duro golpe a las cuentas de la Asociación de Fútbol Argentino. Muchos de los contratos logrados gracias a que el rosarino es la cara visible de Argentina corren riesgo de depreciarse.
Allá por 2013, el fallecido ex mandatario de la AFA, Julio Grondona, apuntaba que Messi "en materia de ingresos representa el 40 o 50 por ciento; y en lo futbolístico, también". Esto se debe a que la "Pulga" se viste con la misma marca que Argentina y su presencia genera amistosos muy onerosos.

Desde que Messi está en la Selección, las propuestas para organizar amistosos creció diez veces. Guillermo Tofoni, de la empresa World Eleven, encargada de pactar estos encuentros, aseguró que "antes Argentina cobraba por cada amistoso 150 mil, 200 mil o 300 mil dólares; ahora no baja del millón".

Además, su presencia es fundamental para el cachet que cobra la Selección por su presencia. A menos de que Messi no pueda disputar los encuentros por problemas físicos, el monto a cobrar por la AFA baja entre un 30 y un 40%.

Seguí leyendo en ámbito.com