La niña sujeta un palo con el que guía cada día a su padre ciego para que pueda llegar al trabajo, en una granja de cocos. Pero la menor no solo le ayuda a llegar , sino que también le ayuda a tomar algo antes de trabajar y le espera allí todo el día para indicarle también cómo volver a casa.

Nelson Pepe trabaja en una granja de cocoteros situada en la localidad de Sogod (Filipinas) por unos 9 dólares al día (unos 8 euros). Cada jornada trepa 60 árboles con un machete en mano para arrancar el preciado fruto que le da de comer. Es un trabajo de alto riesgo, y más todavía en el caso de este humilde granjero, ya que es ciego.

Embed

Pero Nelson no está solo. Todos los días, su hija Jenny, de cinco años, le coge de la mano y le guía hasta la plantación. Los dos fueron grabados camino al trabajo en un video publicado en Facebook por la usuaria Rhuby Capune, que acumula más de dos millones de reproducciones, detalla yahoonoticias.com.

En el video se puede ver como Jenny sujeta el extremo de un palo mientras que su padre sujeta la otra parte, y de esta manera van sorteando la frondosa vegetación que separa su casa del lugar donde desempeña su empleo.

Niña de 5 años guía a su padre ciego al trabajo

Durante el camino, los dos hacen una pausa para beber agua y refrescarse. Jenny lleva un sencillo vestido y va completamente descalza. A pesar de pisar ramas y tierra, la pequeña va con paso seguro guiando a su progenitor.

El video de la escena no solo se ha convertido en un fenómeno viral. También ha servido para que la fundación ABS-CBN, la rama solidaria de una poderosa cadena de radiodifusión en Filipinas, se interesara por el padre y por la hija.

El equipo del programa filipino de televisión Rated K se desplazó hasta Sogod, para ofrecer asistencia a la familia.

Embed

De esta forma, el padre viajó hasta Manila, capital del país, donde un grupo de médicos pudo comprobar que la ceguera es incurable, lo que aporta aún más valor a la acción de la niña, ya que sin su esfuerzo diario el padre no podría disfrutar de ningún sueldo.

La fundación trabaja ahora para sacar al padre y a la niña de la zona rural en la que viven y buscarles un hogar en un lugar más seguro y adaptado a la ceguera del padre.