El aeropuerto de Atatürk en Estambul, blanco de un triple atentado suicida que causó al menos 36 muertos y 147 heridos, reabrió sus operaciones tras un cierre de unas cinco horas, aunque por el momento con pocos vuelos.

Tras el ataque se había prohibido el aterrizaje y el despegue de cualquier avión, informa el diario turco Hürriyet en su versión digital, según consignó EFE.

Embed

La mayoría de los vuelos que llegaban durante el cierre fueron derivados a la ciudad de Esmirna, situada a unos 300 kilómetros al suroeste de Estambul.

Embed

La compañía de bandera turca Turkish Airlines anunció que cambia o cancela de forma gratuita todos los pasajes emitidos hasta el 31 de julio.