En una muestra más de la devoción que genera la figura de Lionel Messi para el pueblo argentino, el casco histórico de la ciudad de Santa Fe amaneció este miércoles con pintadas alusivas a la renuncia del capitán a la Selección argentina.

Embed
"Messi no se toca", es la frase que puede vislumbrarse en letra azul sobre las paredes del Arzobispado, edificio emblemático de la capital santafesina.

Embed
Cabe recordar que para el próximo sábado está pautado un banderazo en varios puntos del país con el objetivo de que el crack del Barcelona revea su anuncio del alejamiento de la Selección tras la caída en la final de la Copa América Centenario frente a Chile.