El Nº1 del mundo ganó su encuentro ante Adrian Mannarino para meterse en la tercera ronda de Wimbledon y dejó una "perlita": no pudo devolver un saque, pero igualmente hizo poner de pie a todos los presentes. Mirá el video.

Embed