Unicef realizó un experimento que constata el trato despectivo a menores refugiados. Una prueba sociológica registrada en un video demuestra el cambio de actitud de los ciudadanos en función del aspecto de una niña sola en la calle.

Con un video que fue ha viralizado en redes sociales, UNICEF quiere crear consciencia sobre la desigualdad a la que se enfrentan los niños en el mundo y cómo eso afecta su futuro y el de sus familias.

Según la campaña de la organización que busca que todos los niños tengan igualdad de oportunidades si el mundo no aborda hoy la inequidad, en el año 2030 167 millones de niños vivirán en la pobreza extrema, 69 millones de niños menores de 5 años morirán entre 2016 y 2030, y 60 millones de niños en edad escolar seguirán sin poder estudiar.

Embed

"Atrapados en un ciclo de desventajas, los niños de los hogares más pobres, corren un alto riesgo de enfermarse, pasar hambre, no aprender a leer ni escribir, y vivir en condiciones de pobreza, debido a factores totalmente fuera de su control", dice UNICEF en su página web.

"Estos niños tienen casi el doble de probabilidades de morir antes de cumplir 5 años y, en muchos casos, más del doble de probabilidades de presentar retraso en el crecimiento que los niños de los hogares más ricos. También tienen muchas menos probabilidades de completar el ciclo escolar, lo que significa que quienes logran superar este precario comienzo encuentran pocas oportunidades para romper con la pobreza de sus padres y determinar sus propios futuros", agregan.

Con el hashtag #fightUnfair en inglés y #ParaTodoslosNiños en español, UNICEF comenzó una campaña para crear consciencia sobre esta realidad. Un video de un experimento social que muestra cómo las personas reaccionan diferente ante la misma niña vestida como pordiosera o con buena ropa, ya se volvió viral.

campaña unicef

En las imágenes se puede ver a la menor, una actriz infantil, vestida con ropa limpia y abrigada y parada sola en la calle. Las personas se le acercan y le preguntan si está perdida, la tocan y le hablan amorosamente. Cuando la misma niña viste distinto y tiene la cara sucia todos la ignoran.

La escena se repite en un restaurante; cuando la niña viste bien es recibida con cariño incluso cuando se sienta a la mesa con los comensales, pero cuando viste con harapos es ahuyentada.

"Imagina lo que sienten millones de niños que son apartados cada día. El cambio inicia cuando tú decides que te importa", finaliza el video que ha conmovido a los usuarios de internet.