Una mujer caminaba muy tranquila por una plaza de la ciudad de Nueva York cuando notó algo raro: una pareja que intentaba tener relaciones tirados en el pasto como si estuviesen tomando sol. Mirá lo que pasó.