El Tribunal Oral Criminal 4 de San Martín encontró culpable al ex cabo de la fuerza de seguridad, de 40 años, y le impuso una condena en sintonía con lo que habían solicitado la fiscalía y la querella.
El ex prefecto Walter Vinader fue condenado este jueves a prisión perpetua por el homicidio de la joven Araceli Ramos, de 19 años, y la desaparición de la anciana Aída Amoroso, de 82, en la localidad bonaerense de Caseros, partido de Tres de Febrero, en 2013.

"Estoy conforme. Mi hija descansa en paz, tuvo su justicia", dijo en medio de un ataque de llanto Criselda González, la mamá de Araceli Ramos, y recordó que Vinader "fue el único culpable" del homicidio.

Además, confió que ahora desea "guardar" su "luto y descansar" porque Vinader "destruyó nuestra familia: mi otra hija tiene ataques de pánico y no puede salir de casa".

VINADER-Detenido-Araceli-Uniforme.jpg
Los jueces dispusieron, a partir de los testimonios vertidos en el juicio, que se investigue si Vinader tuvo vinculación con el crimen de Verónica Celeste Fernández, de 32 años, violada y asesinada a golpes, quien ejercía la prostitución y cuyo cuerpo apareció en circunstancias parecidas a las de Araceli.

Ramos había concurrido el 30 de septiembre a la casa de Amoroso, ubicada en la calle Puan al 3700 de Caseros, para una entrevista laboral que resultó ser falsa, nunca regresó con su familia y su madre comenzó a buscarla de manera desesperada.

Doce días después, el 11 de octubre, su cadáver con signos de estrangulamiento fue encontrado tirado en un terreno de las avenidas Crovara y General Paz, atado con alambres y dentro de varias bolsas de residuos.

Embed
Previamente a citar a la chica, Vinader, que ya había estado preso por otra causa, había ido a la casa de Amoroso y se presentó ante la anciana como un amigo de su hijo al que había conocido en la prisión.

El hijo de Aída, Emilio Rezzonico, estaba enfermo y murió en el encierro, pero no están claras las circunstancias de su deceso y fue cremado por disposición del propio ex prefecto, que comunicó a la madre del fallecimiento. Si bien se cree que Amoroso fue asesinada, nunca apareció su cadáver.

Entre las pertenencias de Vinader se halló una memoria de celular con una filmación -realizada al parecer en la casa de Aída- en donde se veía a Araceli diciendo que si algo le llegaba a pasar a ella o al propio ex prefecto, había que buscar a la ex mujer del acusado y a tres policías que lo habían detenido previamente por un caso de estafa.