Un hombre tomó una drástica medida: se encadenó al medidor de gas por los fuertes aumentos a los servicios. Vive en Neuquén y pide que otras personas adopten la misma acción para evitar las subas.
Alfredo Echeverría, que vive en el barrio Villa Farrel, se cansó. Este mes, tuvo que pagar 1.200 pesos de gas y sostiene que la decisión del Gobierno de aplicar las fuertes subas en los servicios traerá desempleo.

Este jueves, puso un candado en su medidor de gas para evitar que el personal de Camuzzi registre su consumo.

Embed
"Parece una medida desesperada, pero es para evitar que nos roben", expresa el hombre. Dice, además, que presentaron notas en la empresa para manifestar su imposibilidad de hacer frente a los altos costos, pero que "todos se lavan las manos".

Además, solicitó a los vecinos que se sumen a las reuniones que organizan junto a la Multisectorial Contra el Tarifazo para evaluar acciones conjuntas, según el diario LM Neuquén. "Esto paraliza la construcción y produce esempleo", argumentó.