La Cámara Federal porteña confirmó este jueves el procesamiento con prisión preventiva de Lázaro Báez por maniobras de lavado de dinero y ordenó al juez federal Sebastián Casanello la realización de una serie de medidas para avanzar en la investigación de ex funcionarios por hechos de corrupción provenientes de la obra pública.
"El más elemental sentido común torna necesario que se avance sobre las sospechas que vinculan a la procedencia ilícita de los bienes, con la larga lista de adjudicaciones de obras públicas que beneficiaron a empresas de Lázaro Báez, en forma paralela a las relaciones -cuanto menos- personales y comerciales que lo unían con las más altas autoridades del Poder Ejecutivo Nacional y a la posible decisión directa o influencia ejercida para que ello ocurra. Al respecto, la posibilidad de un acuerdo de voluntades, con permanencia en el tiempo y división de roles, fue hace tiempo introducida en la causa como hipótesis, sin que se la haya profundizado debidamente", dice uno de los párrafos del fallo.

El fallo de la Sala II alcanza también a Daniel Perez Gadín, el histórico contador de Báez, también con prisión preventiva. Además confirmó el procesamiento pero, sin prisión preventiva, para el hijo del empresario, Martín Baez; al ex marido de Iliana Calabró, Fabián Rossi; a Sebastián Perez Gadin (hijo del contador), Cesar Fernández, presidente de la financiera SGI y Walter Zanzot, presidente de la empresa de taxis aéreos Top Air.

En la extensa resolución, los jueces Martín Irurzun, Horacio Cattani y Eduardo Farah confirmaron el embargo de 100 millones de pesos sobre los bienes del empresario y la inhabilitación de sus cuentas bancarias, entre otras medidas dispuestas por Casanello.

Se trata de la confirmación del primero de los dos procesamientos que Casanello dispuso contra Báez y los otros acusados por el lavado de 5,2 millones de dólares a través de la financiera SGI conocida como La Rosadita a fines del 2012. La prueba fundamental de ese procesamiento fueron las imágenes que se obtuvieron de los acusados contando el dinero.

Otro segundo procesamiento por la repatriación y blanqueo de 33 millones de dólares de Báez aún no fue resuelto por la Cámara.