Sucedió en Texas, EE.UU. Christy Sheats disparó a sus hijas Taylor y Madison, luego de que las reuniera en su casa junto a su padre. La mujer sufría de depresión y había sido internada tres veces en un hospital mental por intento de suicidio.

Christy Sheats convocó una reunión familiar con su marido y sus dos hijas el viernes pasado en el living de su casa en Fulshear, Texas.

Jason Sheats pensó que su esposa le iba a decir sus hijas Taylor, de 22 años, y Madison, 17, que se iban a divorciar. Pero lo lamentable fue que no era ese el motivo del encuentro.

Embed

Cuando estaban todos juntos Christy sacó una pistola y le disparó a sus dios hijas, manifestó el comisario del condado de Fort Bend, Troy E. Nehls, en una conferencia de prensa. Minutos más tarde un oficial de policía de Fulshear disparó a la madre cuando se negó a entregar su arma.

Sheats tuvo "suficiente tiempo y oportunidad" para matar a su marido, "pero eligió no hacerlo", dijo Nehls, compartiendo detalles del incidente por primera vez.

"Él sintió que quería que sufriera", aseguró Nehls, repitiendo lo que Jason Sheats le había contado y agregó que: "El Sr. Sheats declaró que su mujer sabía cuánto quería a Taylor y Madison y cuánto ellas lo amaban".

Las hijas fueron encontradas en la calle con heridas de bala. Taylor murió en el lugar; su hermana menor, Madison, en un hospital.

Christy Sheats e hijas

Jason Sheats dijo a la policía que su esposa sufría depresión y que estaba tomando "numerosos" medicamentos de venta con receta y viendo a un terapeuta. Además había sido admitida en un centro de salud mental privada tres veces en los últimos años por intento de suicidio, dijo Nehls.

El hombre le contó que su esposa por más de 20 años comenzó una "espiral descendente" después de la muerte en 2012 de su querido abuelo, de quien recibió la pistola, manifestó el comisario. Su madre murió dos meses más tarde, empeorando su estado.

Días antes del tiroteo, Christy Sheats tuvo una pelea con su hija mayor, en la que se trató de castigar sin salir a Taylor y prohibirle ver a su novio, dijo Jason Sheats a la policía. El padre no estaba de acuerdo con que ese fuera un castigo adecuado para una joven de 22 años.

Embed

Christy Sheats disparó sus hijas dentro de la casa, empezando por Taylor, aseguró el comisario. Taylor recibió un solo disparo por la espalda. Madison recibió un disparo en el cuello.

La policía se enfrentó a Christy Sheats fuera de la casa. Cuando avanzó hacia los agentes con la pistola, rechazando las órdenes de que la entregara, un oficial le disparó fatalmente.

Jason Sheats no estuvo presente en la conferencia de prensa del miércoles, pero dio permiso a la oficina del alguacil para compartir su declaración, dijo Nehls.

"Esto es algo que va a tener que vivir por el resto de su vida...Ella logró lo que se propuso hacer, que es hacerlo sufrir".