Fue en un partido que se disputaba en Villa Gesell. Con un clásico "pique" tras una lesión, un conjunto tenía que enviar el balón al campo rival, pero prefirió ponerse en ventaja.
Fútbol Gesell Fair Play.mp4
El fin de semana pasado la liga de Villa de Gesell fue protagonista de un hecho curioso que protagonizaron el árbitro Ezequiel Aranda, junto a los jugadores de San Lorenzo y Atlético, que disputaban el clásico de la ciudad costera.

En el minuto 36, un jugador, Emanuel Flores, quedó tirado en el piso y el árbitro decidió parar el juego para que se lo atendiera. Después de eso, el juez hizo un "pique" para que los jugadores de San Lorenzo le dieran la pelota a los de Atlético, equipo del jugador lesionado.

Sin embargo no se sabe si producto de la confusión o la avivada, los de San Lorenzo aprovecharon el momento y en pocos segundos hicieron un gol para ponerse arriba en el marcados.

Embed
Fue ahí que los visitantes se fueron directo al árbitro y a los rivales que ya festejaban eufóricos, protestando porque consideraron que la jugada era antideportiva, trenzándose en un ida y vuelta que duró unos cinco minutos. Todo ante la mirada de los hinchas que en algunos casos no comprendían lo que pasaba. "No entendí", se le escucha decir a una fanática en el video.

Cuando se reanudó el encuentro, sucedió lo inesperado: hubo devolución de gentilezas. Los jugadores habían llegado a un acuerdo y San Lorenzo se dejó hacer el gol para el empate 1 a 1. Ganó el Fair Play.