Los futbolistas de las grandes ligas suelen buscar una excusa para tatuarse y llenar sus cuerpos con dibujos o frases representativas. ¿Sos capaz de reconocerlos?