El operativo contó con fuertes allanamientos en 36 locales ubicados en dos galerías de Once, donde hallaron teléfonos, tablets y hasta discos rígidos. Fueron detenidas 28 personas acusadas de integrar la red delictiva.

Más de mil celulares robados fueron secuestrados en comercios ubicados en dos galerías de la zona de Once y en una vivienda de la Villa 31, en la Capital Federal, donde resultaron detenidas 28 personas acusadas de integrar una banda internacional dedicada al robo y venta de esos teléfonos, informaron fuentes policiales.

A partir de una tarea de la Brigada de Investigaciones de la Policía Metropolitana, se realizó un allanamiento en una vivienda de la Villa 31, donde se incautaron 25 celulares robados y se detuvo a dos personas, quienes quedaron a disposición de la justicia.

Horas después, se allanaron en forma simultánea 36 locales ubicados en dos galerías de la avenida Corrientes al 2300.

En esos comercios dedicados a la venta de teléfonos móviles y accesorios se secuestraron cerca de mil aparatos de dudosa procedencia, además de 572 tarjetas SIM, varios GPS, discos rígidos, tres equipos para clonar celulares, 6 tablets y elementos para desbloquear celulares procedentes de ilícitos.

Embed
En los allanamientos resultaron detenidas 28 personas, de las cuales 22 son de nacionalidad peruana, una paraguaya y cinco argentinas, acusadas de integrar una banda dedicada al robo y venta de celulares.

El ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Martín Ocampo, explicó que en la Argentina se roban alrededor de 7 mil equipos celulares por día y resaltó que "con operativos como estos se ataca a la matriz de ese delito, que se nutre de la reventa".