La compañía indicó que radicó una denuncia ante la Justicia federal en lo penal por el "daño intencional" registrado la noche del viernes sobre las instalaciones de alta tensión de la distribuidora.
La empresa Edenor denunció un "ataque intencional" sobre sus instalaciones en la Subestación Ramos Mejía que dejó sin luz a más de 190 mil clientes, por lo que realizó la denuncia penal ante la Justicia federal.

Embed
La compañía indicó que radicó una denuncia ante la Justicia federal en lo penal por el "daño intencional" registrado anoche sobre las instalaciones en alta tensión de la distribuidora, lo que causó la interrupción del servicio a "más de 190.000 clientes".

"Anoche a las 22.39, personas aún no identificadas arrojaron elementos extraños sobre el seccionador de la barra 1 del acoplador de barras de 132.000 voltios ubicado en la Subestación Ramos Mejía", señaló Edenor en un comunicado.

Esa acción "provocó la salida de servicio de esa instalación y de las Subestaciones Caseros y San Justo, privando" de energía eléctrica "a 193.409 clientes de la zona de influencia de esas Subestaciones".

Embed
Sin embargo, "la rápida intervención del personal técnico permitió la normalización total de los clientes en entre 4 y 38 minutos, actuando por telecomando, reconfigurando la red y quitando los elementos extraños de las líneas de alta tensión".

"Además del objeto que se retiró de los conductores, se encontró en las inmediaciones otro idéntico que había sido arrojado con resultados negativos", indicó la empresa y añadió que "ambos fueron puestos a disposición de la Justicia".