La ballena franca austral que permanecía varada hace 8 días en la costa rionegrina, murió el sábado al no haber podido ser devuelta a tiempo a mar abierto.
El cetáceo, denominado "Amancay" por los pobladores de Viedma, había encallado el pasado viernes 24 en Caleta de los Loros, a 130 kilómetros de la capital rionegrina.

Embed
Tras ser avistado, el animal fue asistido por los guardas ambientales de Pozo Salado y vecinos del sector, según el diario Río Negro.

En un primer momento, se dispuso un operativo especial para intentar devolver al mar a la ballena, pero no pudo alcanzarse este objetivo porque las mareas no fueron suficientemente fuertes como para arrastrar al cetáceo hasta aguas profundas.

Embed
La secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable solicitó a la población no acercarse al ejemplar, dado que el cuerpo ya se encuentra en descomposición y puede transmitir enfermedades, mientras se dispone el protocolo previsto para estos casos.