Marcas y comercios de ropa, zapatos y accesorios para damas, caballeros y artículos del hogar se lanzaron a sólo doce días de iniciado el invierno, a rematar todo con descuentos por arriba del 50%.
Resulta insólito, pero a doce días de haber comenzado el invierno los comercios de la peatonal Florida en la Ciudad de Buenos Aires ya muestran las ofertas por liquidación de temporada, una manera de llamar la atención de los consumidores, que están cautelosos por el fuerte alza en el costo de vida.

La Ciudad acumuló una inflación el 25,2% en los primeros cinco meses del año y alcanzó el 44,4% en los últimos doce meses, lo que degradó el poder adquisitivo de los salarios y llevó a los consumidores a ajustarse los cinturones para no gastar por encima de sus posibilidades. En paralelo, los comercios deben enfrentar la suba de hasta el 600% en las tarifas de energía eléctrica, entre otros costos fijos, y también el resultado de la paritaria, que contempla un aumento salarial del 20% por seis meses (hasta septiembre) y el pago de dos sumas fijas no remunerativas de $1000 cada una.

"Necesitamos vender. Esto no da para más. Estoy parado horas en la puerta del local y no entra nadie. Salgo a buscar clientes. Muchos colegas están bajando persianas en la Ciudad", dijo Juan Carlos Carusso, encargado de un conocido negocio de indumentaria para hombres en Florida y Lavalle. La preocupación de Carusso es compartida por la mayoría de los comerciantes: las ventas minoristas cayeron 9,8% anual en mayo y 6,4% en los primeros cinco meses del año, según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), y no hay indicios sobre el repunte en este segundo semestre.

Liquidación.jpg
La situación es grave, dijo la CAME, porque no se trata de una retracción por expectativas desfavorables sino por la pérdida concreta de ingresos en muchas familias que se ven obligadas a recortar su canasta de consumo.

La marca Carla Danelli, con locales en la Ciudad y once capitales provinciales, está ofreciendo descuentos del 30% y el 40% en productos seleccionados y promociones puntuales con rebajas de hasta el 50%, válidas por 24 y 48 horas. Luciana Kantorowicz, responsable de marketing de Carla Danelli, según reproduce la agencia NA, que los descuentos más agresivos a esta altura de la temporada siguen la línea de las promociones que ya se venían ofreciendo para "incentivar las ventas" generales.

"Hace bastantes temporadas que no hacíamos un 'pre-sale' (pre liquidación) y este año arrancamos a mediados de junio con descuentos, pero ahora necesitamos ser un poco más agresivos", explicó Kantorowicz. Y agregó que la marca tiene expectativas "positivas" para la temporada de verano, porque es un poco más larga dado que arranca prácticamente en octubre con el Día de la Madre y sigue luego con Navidad y Año Nuevo, que son momentos en los que la gente está un poco más abierta al consumo.

Embed
A su vez, en Mercado Libre Moda se encontrará desde este lunes descuentos de hasta el 50% en productos de marcas como XL, Yagmour, Satori, entre otras, todas con artículos diseñados para el invierno. Estas liquidaciones solían encontrarse en las calles más comerciales de la ciudad a mediados de agosto, cuando promedia el invierno, pero en 2016 se adelantaron por la necesidad de los comerciantes de hacer caja para pagar la luz, los impuestos y los sueldos, con el medio aguinaldo incluido. Frávega ofrecía el fin de semana 18 cuotas y 40% de descuento en electrónica y artículos para el hogar, la misma estrategia a la que Garbarino bautizó #RedDays; sin descuentos, Musimundo se sumó a las 18 cuotas sin interés para ‎TV‬, ‎celulares‬ y heladeras‬, entre otros productos.

Entre las grandes cadenas de supermercados, Coto liquidaba el fin de semana las estufas con un 45% de descuento y en frazadas y mandas ofrecía rebajas de hasta el 40%, beneficios exclusivos para quienes integren su "comunidad"; y Wall Mart ofrece 40% de descuento en frazadas y acolchados desde el 1 de julio. Así, los pequeños, medianos y grandes comercios que operan en la Argentina tratan de darle oxígeno a sus ventas en una economía que se encuentra oficialmente en recesión, con una inflación que tocó en el segundo trimestre su máximo histórico desde la salida de la Convertibilidad e iría ralentizándose hacia 2017.