La NASA hizo historia al llegar a la órbita de Júpiter tras cinco años de misión, y se convirtió en el vehículo que más se aproxima al gigantesco planeta gaseoso, con el objetivo de descifrar sus enigmas y descubrir más sobre el origen del sistema solar.
La NASA celebró un triunfo clave este martes luego que la sonda Juno lograra introducirse con éxito en la órbita de Júpiter en una misión para investigar el origen del sistema solar.

El Jet Propulsion Laboratory de la NASA, en Pasadena, California, estalló en júbilo cuando el observatorio ingresó en la órbita del mayor planeta del sistema.

"Estamos dentro", gritó Scott Bolton, responsable científico de la misión de la agencia espacial estadounidense. "Es casi como un sueño hecho realidad", agregó.

Juno júpiter nasa
La sonda no tripulada y propulsada por energía solar viajó 2.700 millones de kilómetros desde su lanzamiento hace cinco años desde Cabo Cañaveral, Florida.

Los nueve instrumentos de la sonda incluyen una cámara, que antes de comenzar a orbitar tomó imágenes de Júpiter y sus lunas deslizándose a diferentes velocidades.

"En toda nuestra historia nunca hemos sido realmente capaces de ver el movimiento de un cuerpo celeste contra otro", dijo Bolton tras exhibir el video durante una conferencia de prensa luego de la entrada en órbita de la sonda.

Embed
"Este es el rey de nuestro sistema solar y sus discípulos girando a su alrededor", señaló. "Para mi, es muy significativo. Finalmente somos capaces de ver con un video real, con tomas reales, este movimiento, algo que hasta ahora solo habíamos sido capaces de imaginar", indicó.

Todo el equipo no esencial de la sonda fue apagado para el ingreso a la órbita, pero los primera imágenes posteriores llegarán en los próximos días, dijo la NASA.