El tercer Grand Slam del año, Wimbledon, sigue su curso y va llegando lentamente a su definición, pero un tema tiene en vilo a los organizadores, aunque poco tiene que ver con lo tenístico en sí.
Desde el All England están preocupados por el saqueo de toallas por parte de los deportistas, que, según sus cálculos, sólo devuelven el 20% de las que la organización les da para cada uno de sus partidos.

La misma denuncia se basa principalmente en los tenistas juniors, que aparentemente tienen una competencia para ver quién se "roba" más toallas durante su estadía en el mítico certamen londinense.

Sin embargo, esto no sólo alude a los ignotos juniors, sino que nada menos pesos pesados en los rankings ATP y WTA también se declararon culpables del saqueo de toallas. "Planeo antes del partido dejar la mitad de mi bolso vacío o un bolso entero para las toallas que me llevo de Wimbledon", bromeó el serbio, Nº1 del mundo y recientemente eliminado del torneo.

Por su parte, Venus Williams, actualmente 8º en el ranking WTA, aseguró: "Tengo muchas en casa, desde 1997. Tengo algunas toallas de hombres también, se pueden cambiar en el mercado negro de toallas".

Según los cálculos estimativos de la organización, se perdieron 172 mil dólares gracias a este faltante, teniendo en cuenta que cada toalla oficial cuesta alrededor de 38 dólares.