La fotógrafa Laurence Debailleul sacó una captura en la que, si bien no se nota, hay un ave. En cuestión de tiempo la imagen se viralizó en Facebook no por su belleza, sino por el pájaro escondido entre las piedras.