El hombre pensó que era ingenioso, pero su humorada se convirtio en un verdadero contratiempo para los demás pasajeros, además de un susto para las autoridades.
Un pasajero de la aerolínea de bajo costo Pobeda hizo demorar el despegue de un avión en un aeropuerto de Moscú, en Rusia, tras afirmar que tenía una bomba que pensaba detonar en el baño durante el vuelo.

La tripulación del vuelo DP 151 de Pobeda tuvo que revisar hasta el último centímetro del equipaje, la bodega y la cabina de pasajeros del avión después de que Piotr Illariónov, de 29 años, afirmara que tenía una bomba y que pensaba detonarla en el baño, informó el sitio Russia Today.

Illariónov, quien viajaba con su mujer e hijo, explicó que era la primera vez que se subía a un avión. Quizás por eso decidió hacer lo que luego describió como "una broma inadecuada", según reveló un vocero del aeropuerto internacional de Vnúkovo, a las afueras de Moscú.

El hombre y su familia tenía previsto hacer un viaje corto desde Moscú a Anapa, en el suroeste de Rusia, pero sus planes -y los del resto de los pasajeros- se vieron demorados debido a la seriedad esperable con la que las autoridades del aeropuerto y la tripulación del avión manejaron la situación.

Embed